CGT Logo

spccc@nullspcgtcatalunya.cat

935 120 481

Els conductors d’autobusos continuen amb la vaga i la premsa del “régimen” continua amb la seva campanya contra els treballadors

Dimecres, 2 gener, 2008
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on print

Extret de kaosenlared.net

La costra sindical. El diario la Vanguardía continua su campaña contra los trabajadores de TMB.

[("Lo único raro fue que hombres tan valientes a la hora de pinchar ruedas, lanzar bolas de hierro y montar piquetes, monten paros y huelgas, porque se muestran como unos cobardicas cuando sube a un autobús un toxicómano, un carterista, un gamberro o unos jóvenes con unas copas de más, por lo que exigen parar más a menudo para hacer pipí.")]

El diario la Vanguardía continua su campaña contra los trabajadores de TMB.

Si ya el pasado 22/12/2007 publicaba un artículo de Joaquim Roglan que incitaba a los ciudadanos contra los trabajadores del bus (VIOLENCIA EN EL BUS La costra sindical) hoy, 1/01/2008 efectua una "encuesta" entre sus adeptos y este es el resultado de momento

ENCUESTA

¿Está justificada la nueva huelga de los conductores de autobuses de Barcelona?

Han contestado 2073 personas

*
Sí, 507 votos 24% TOTAL=2073
*
No, 1487 votos 72% TOTAL=2073
*
Ns, 79 votos 4% TOTAL=2073

http://www.lavanguardia.es/

[(LA COSTRA SINDICAL

Joaquim Roglan
La Vanguardia del Poder, 22 de diciembre de 2007

Mientras Barcelona estaba colapsada, apareció en la tele un representante sindical de los conductores de autobuses y dijo que sólo quieren ser "como toda persona civilizada". Pero pasa que las personas civilizadas no pinchan ruedas de autobuses, ni tiran bolas de hierro contra los que cumplen los servicios mínimos, ni hieren a ciudadanas que van a trabajar, ni montan piquetes de matones, ni tienen cinco días seguidos de fiesta cada mes, ni otras muchas prebendas que se calló.

Dijo también el portavoz de la costra sindical que tienen derecho a hacer huelga y que los ciudadanos se quejen al Ayuntamiento o a la EMTB. Y tenía razón, porque el Ayuntamiento y la EMTB ocultan datos como cuánto gana un conductor de autobús, cuántos empleados de EMTB son familiares de primer y segundo grado, cuántos de ellos son parientes y amigos del comité de empresa, cuántos usuarios ancianos resultan heridos cada año a causa de maniobras bruscas, cuántas infracciones de tráfico y accidentes cometen los autobuses municipales, cuántos semáforos se saltan, ni cuantos pasos de peatones cortan con sus vehículos articulados.

La cuestión es que violaron otra vez el derecho a la libre circulación, perjudicaron a los demás trabajadores, lograron que el servicio de taxis fuese más insuficiente de lo habitual, colapsaron la ciudad, causaron daños y perjuicios a los comerciantes y demostraron que su sentido de la solidaridad y del servicio público no ayuda a alegrar las fiestas a los catalanes "emprenyats" por funcionarios privilegiados como ellos.

Pero como toca ser optimista y ver el lado positivo de las cosas, las horas en que no circularon autobuses, los coches, las motos y las bicicletas ganaron un carril y rodaron mucho mejor y mucho más tranquilos, a nadie se le cerraron las puertas del bus ante las narices, nadie fue transportado como ganado y nadie sufrió sus típicos retrasos.

Lo único raro fue que hombres tan valientes a la hora de pinchar ruedas, lanzar bolas de hierro y montar piquetes, monten paros y huelgas, porque se muestran como unos cobardicas cuando sube a un autobús un toxicómano, un carterista, un gamberro o unos jóvenes con unas copas de más, por lo que exigen parar más a menudo para hacer pipí. No le extrañe pues a esa costra sindical que si un día se liberalizan y privatizan los transportes y les envían al paro, los ciudadanos civilizados sientan desafección hacia ellos y no les agradezcan ni su mal servicio ni los daños y perjuicios que han prestado.)]

[(CARTAS DE LOS LECTORES
Respuesta a "La costra sindical"

DOMINGO LÓPEZ GONZÁLEZ - Barcelona - 29/12/2007

En respuesta al artículo de Joaquim Roglan “La costra sindical”, del 22 de diciembre, quisiera hacer algunas puntualizaciones:

Soy conductor de autobuses en TMB, no soy funcionario y considero una sarta de inexactitudes e información tergiversada cuanto se dice en dicho artículo. Me parece correcto que no se esté de acuerdo con la huelga y que se critique cuanto considere el articulista; de los actos de sabotaje le diré, que ni estoy de acuerdo con ellos, ni he participado como la inmensa mayoría de mis compañeros, aunque entendemos que la prepotencia y el abuso de poder generan rabia e impotencia que en ocasiones es difícil de canalizar, condenamos dichos actos.

Lo que me produce una indignación tremenda es que se dude de nuestro trabajo y profesionalidad por parte de alguien que no ha contrastado y ha manipulado nuestro quehacer diario. Es un chiste cuando alude a cinco días seguidos de fiesta, cuando lo que pedimos precisamente son dos días seguidos rotatorios, cuando toque.

Llevo ocho años en TMB; durante ese tiempo he tenido la suerte de que ningún pasajero ha caído al suelo; accidentes he tenido, pero ninguno con sangre. Por cada accidente que tenemos evitamos cien.

Es ridículo e infantil cuando apela de manera testosterónica a la cobardía y al valor como valores de lo que debe ser una sociedad solidaria, donde esos valores encajan mal y son más propios de pensamientos primarios.

Le podría contar que en esta empresa, hace años existía la línea 38, conocida popularmente como el Yonquibus,cuyos usuarios a veces nos amenazaban con una jeringuilla en el cuello y aun así eran atendidos y tratados como personas en situación limite; ¿a qué tipo de valentía apela el señor Roglan?

También le diría que existe una ONG, Conductors Solidaris de Catalunya (CSC), formada básicamente por conductores de TMB, que lleva ayuda humanitaria a diferentes países necesitados. Quizás este compromiso y no la testosterona que promueve el articulista sea el camino que seguir.)]

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on print
  • Etiquetes

  • Dins la mateixa secció